Mujeres que ya no sufren por amor: Transformando el mito romántico (Mayor) por Coral Herrera Gómez

Mujeres que ya no sufren por amor: Transformando el mito romántico (Mayor) por Coral Herrera Gómez

Titulo del libro: Mujeres que ya no sufren por amor: Transformando el mito romántico (Mayor)

Autor: Coral Herrera Gómez

Número de páginas: 128 páginas

Fecha de lanzamiento: May 21, 2018

Editor: Los Libros de La Catarata

Coral Herrera Gómez con Mujeres que ya no sufren por amor: Transformando el mito romántico (Mayor)

Mujeres que ya no sufren por amor: Transformando el mito romántico (Mayor) por Coral Herrera Gómez fue vendido por EUR 9,99 cada copia. El libro publicado por Los Libros de La Catarata. Contiene 128 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

En este momento, mujeres de todo el mundo sufren por amor soñando con un modelo de hombre que no existe, con una pareja ideal como tabla de salvación. Gracias a la educación recibida, a la sociedad, a los cuentos de hadas, al cine de Hollywood, a la herencia religiosa, a un larguísimo etcétera han conseguido volvernos adictas a la droga del amor, al milagro romántico, a la satisfacción de esa utopía individual. Todos estos relatos parecen inocentes, pero en realidad no lo son. Como afirma Coral Herrera, al patriarcado le conviene que permanezcamos encadenadas a esta ilusión, porque mientras nos abracemos a ella, permaneceremos débiles y no volveremos la mirada hacia lo que verdaderamente importa: que las mujeres unidas, empoderadas en busca del bien común, pueden resultar muy peligrosas para el sistema. Este libro es una invitación a sufrir menos y a disfrutar más del amor. Una invitación a que hombres y mujeres se deshagan de sus antiguos roles, de sus viejas penas y, con ilusión y rebeldía, avancen decididos hacia su libertad. Desembarazarse del mito del amor romántico no es fácil: conlleva un proceso lento, un viaje interior convulso, pero también apasionante. Porque no, las mujeres no somos sufridoras por naturaleza y sí, otras formas de amarse son posibles.