Flâneuse: Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres (Narrativa extranjera) por Lauren Elkin

Flâneuse: Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres (Narrativa extranjera) por Lauren Elkin

Titulo del libro: Flâneuse: Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres (Narrativa extranjera)

Autor: Lauren Elkin

Número de páginas: 352 páginas

Fecha de lanzamiento: October 16, 2017

Editor: MALPASO

Lauren Elkin con Flâneuse: Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres (Narrativa extranjera)

Flâneuse: Una paseante en París, Nueva York, Tokio, Venecia y Londres (Narrativa extranjera) por Lauren Elkin fue vendido por £7.49 cada copia. El libro publicado por MALPASO. Contiene 352 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Un ensayo reivindicativo sobre la experiencia singular de pasear siendo mujer.

El flâneur nació en el París del siglo XIX. Su hábitat natural eran los bulevares y las galerías de la ciudad. "La multitud es su dominio, como el aire es el del pájaro, como el agua el del pez", escribió Charles Baudelaire. El flâneur es un hombre ocioso que pasea y observa a la vez, pero desde la distancia: no se involucra. Sin embargo, para Baudelaire la flâneuse no existe. Las mujeres no tenían la libertad de los hombres para acceder a las calles de la ciudad porque se veían reducidas a ser objeto de la mirada de los paseantes.
¿Qué es entonces una flâneuse? Una mujer que no solo contempla, sino que también participa. Su presencia en un espacio que tradicionalmente no le pertenece supone un desafío. Donde el flâneur mira, la flâneuse perturba y subvierte.

Elkin hace un recorrido literal y metafórico por las ciudades en las que ha vivido; a través de sus paseos nos descubre una nueva mirada y reivindica el derecho de las mujeres a pasear. La flâneuse se detiene en los detalles y amplía la mirada, toma notas de su propia experiencia y las entrelaza con las de otras artistas, escritoras, cineastas y periodistas (George Sand, Sophie Calle, Martha Gellhorn o Agnès Varda) a las que admira y cuyas visiones han formado y transformado la de la propia autora.

De Nueva York a Londres, de París a Venecia pasando por Tokio, cada ciudad encierra el juego, la fascinación, el peligro y la familiaridad que sirven a la autora para reclamar el derecho de las mujeres a pasear por la ciudad, a ocupar el espacio público y a alejarse de lo que se supone que deben ser para cambiar sus vidas por completo: "Dejadme pasear. Dejad que vaya a mi ritmo. Dejad que sienta cómo se mueve la vida a través y alrededor de mí. Dadme emoción. Dadme esquinas curvas inesperadas. Dadme iglesias inquietantes, bonitos escaparates y parques en los que pueda tumbarme".