Mediterráneo descapotable: Un viaje ridículo por aquel país tan feliz (Narrativa (libros Del Ko)) por Iñigo Domínguez

Mediterráneo descapotable: Un viaje ridículo por aquel país tan feliz (Narrativa (libros Del Ko)) por Iñigo Domínguez

Titulo del libro: Mediterráneo descapotable: Un viaje ridículo por aquel país tan feliz (Narrativa (libros Del Ko))

Autor: Iñigo Domínguez

Número de páginas: 288 páginas

Fecha de lanzamiento: October 18, 2016

Editor: Libros del K.O.

Iñigo Domínguez con Mediterráneo descapotable: Un viaje ridículo por aquel país tan feliz (Narrativa (libros Del Ko))

Mediterráneo descapotable: Un viaje ridículo por aquel país tan feliz (Narrativa (libros Del Ko)) por Iñigo Domínguez fue vendido por EUR 6,99 cada copia. El libro publicado por Libros del K.O.. Contiene 288 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Crónica de los excesos de la época de las vacas gordas en el Mediterráneo.

En 2008, Íñigo Domínguez viajó en descapotable por el Mediterráneo para tomarle el pulso a un país que llevaba una década comportándose como un nuevo rico con gomina. España era una falla hortera a punto de arder. Con el asombro de un marciano recién aterrizado en la tierra, fue descubriendo los hitos del milagro económico español: jóvenes ingleses borrachos saltando de balcones, estatuas horripilantes en aeropuertos sin aviones, mafiosos con Kaláshnikov y una plaga de edificios de Calatrava. Con todos ustedes, una road movie de Scorsese con guión de Berlanga.
Bonus track para masocas: el libro se completa con una gran Biblia de la corrupción española, que aconsejamos leer despacio, a sorbitos, como los cuentos de las Mil y una Noches.

Un retrato espeluznante de la sociedad mediterránea acercándose al precipicio de la crisis que todos conocemos

SOBRE EL AUTOR

Íñigo Domínguez es corresponsal en Roma de El Correo desde 2001 y sigue admirado la actualidad italiana. Ha trabajado en Venezuela, Grecia y Balcanes. Entre sus logros, haberse hecho el Transiberiano con la excusa de unos reportajes o algo tan inverosímil como ser enviado especial en Seychelles. Pese a la presión social de la última década, nunca se compró un piso. Por ser refractario a Twitter no tiene la más mínima repercusión en el mundo global. Fue el ganador del premio Cirilo Rodríguez de periodismo en 2015.